Proyecto Ana y Rober, un café con amigos.

Entre la luminosidad del blanco y la calidez de la madera.

Había pasado demasiado tiempo para realizar esta visita a casa de Ana y Rober.

Un proyecto que comenzamos allá por 2016 y que se ejecutó en Los Villares a mediados de 2017. Un espacio de unos 20 metros cuadrados en vivienda adosada con acceso a patio interior.

El concepto

La idea original del matrimonio pasaba por instalar una isla de trabajo, pero pronto nos dimos cuenta de que no era la solución que en la que se debía basar el diseño debido a la reducción de espacios provocada por los ventanales, un diseño en U con una península para albergar la zona de cocción, donde colocamos una encimera flex de inducción total, y taburetes en su parte exterior.

Una vez decidido esto, el resto de puntos claves serían: la fijación de muebles colgantes en la zona del casoneto de la puerta corredera de acceso al lavadero, la integración tanto de la zona frigo y columna horno-micro así como la de la campana en el forjado de la vivienda.

Diseño

El color de la cocina ya venía predefinido de casa, Rober imponía su criterio cromático, aceptado inmediatamente por todos.

Puerta lacado blanco de alto brillo en modelo Palma con tirador de uñero integrado y herrajes Arcitech de la firma Hettich, encimera de porcelánico elegance New White Pulido, retocadas por detalles en madera natural daban a la cocina una terminación cálida y atractiva, el diseño queda muy bien rematado porque todos los frentes simulan un cajón de doble gaveta, incluso en el lavavajillas de integración total.

Una vez terminado nuestro trabajo, les tocaba a ellos, cinco meses más tarde ocupaban su vivienda con dos críos adorables de 22 y 5 meses, que pasan, según reconoce Ana, el 90% del tiempo en esta estancia de la casa, aprovechando el sol y las vistas.

El rincón favorito de Ana, zona de barra junto al ventanal, fue elegido de manera inconsciente para conversar tomando un café recordando detalles de este precioso proyecto.